¿Los océanos son cada vez más salados?


A primera vista parece algo lógico, una deducción fácil de comprender y asimilable. Debido al ciclo del agua, lo más fácil de pensar es que los océanos van acumulando cada vez más sal, debido a los minerales que el agua lleva consigo al venir de tierra firme y que no se evapora. Vamos a explicar el planteamiento de forma más detallada:

Como ya sabéis, en la Tierra existe un ciclo del agua, que consiste en la evaporación del agua y en su posterior caída en forma de precipitaciones a la superficie terrestre. Cada año se evaporan unos 125.000 kilómetros cúbicos de agua del océano, que luego caen en forma de lluvia y que acaban volviendo.

El equilibrio entre las dos partes del ciclo no son equivalentes. De todo el contenido del océano, sólo se evapora el agua propiamente dicha, sin ningún mineral de por medio, de modo que la lluvia es agua casi pura. Pero, al volver a la Tierra, la mayoría de las precipitaciones caen primero en tierra firme, se filtran en el suelo y recogen una serie de productos químicos solubles que transporta consigo hasta el océano. Actualmente, las aguas del océano contienen un 3,5% de materiales disueltos, en su mayoría sal común.

De este modo llegamos a la conclusión expuesta anteriormente, el océano está recibiendo constantemente sal y otros productos químicos de la Tierra, sin perder ni un ápice de ellos durante la evaporación. El océano se hará cada vez más salado muy despacio, pero al cabo de los años acabará reuniendo una cantidad de sal impresionante.


Un ejemplo de lo que podría pasar en los océanos según esta hipótesis se da en ciertos lagos interiores. Si el lago está situado en una región cálida y, por tanto, su velocidad de evaporación es mayor, los materiales disueltos se acumulan con mayor rapidez y el lago puede llegar a tener una salinidad mucho mayor que la del océano. El mar Muerto, en la raya entre Israel y Jordania, tiene un 25% de materiales disueltos. Con tal salinidad, apenas hay seres vivos que puedan sobrevivir.

¿Esta hipótesis es cierta? ¿Los océanos se harán tan salados que nada podrá sobrevivir allí? La respuesta es negativa, es una hipótesis equivocada. Explicamos el porqué:

En los océanos existen procesos que tienden a reducir el contenido salino del océano. Las tormentas, por ejemplo, arrastran consigo tierra adentro la espuma de las olas y distribuyen sobre el continente las sales disueltas.

Pero hay un factor mucho más importante que ése, y es que muchos de los materiales disueltos en el agua se unen en compuestos insolubles (que no se disuelven con el agua) que van a parar al fondo del mar.

Por otro lado, muchas otras sustancias son absorbidas por las células de los organismos marinos, por lo que los seres vivos también hacen su trabajo y despejan un poco la salinidad.

El balance final es que el océano es mucho menos rico en sales minerales de lo que debería ser si calculamos todo el material que han tenido que aportar los ríos a lo largo de los últimos miles de millones de años.

Además, como comprobación de este hecho, vemos que el fondo del océano es muy rico en sustancias que tienen que haber venido de la tierra. Por todo el suelo marino hay grandes cantidades de metales en forma de nódulos.

Con el paso de muchos años, todos estos nódulos pueden quedar acorralados de grandes espacios de tierra. Estas porciones de océano se van evaporando poco a poco, dejando atrás grandes cantidades de materiales disueltos, que regresan así a la tierra. Las minas de sal son los restos de esas porciones de océano desecadas, confirmando así la teoría de que muchas de las sustancias disueltas en el agua formas compuestos y bajan al fondo.

Resumiendo, ¿qué pasa? ¿aumenta la salinidad? ¿baja? ¿se queda igual? La verdad es que no es seguro, pero no es tan "apocalíptico" como nuestras hipótesis primarias. Es un proceso automoderado que tiende a regularse.

Fuente

Cien preguntas básicas sobre la ciencia - Isaac Asimov - ISBN 978-84-206-3982-6

5 comentarios:

Ese Punto Azul Pálido dijo...

"Es un proceso automoderado que tiende a regularse."...es difícil de comprender pero parece que es así, incluso creo que Lovelock coincide plenamente en su hipótesis de Gaia con esa frase, aunque no hablo de ello porque personalmente no he profundizado mucho en ese concepto.

Saludos

Leviatán dijo...

Qué curioso, nunca había pensando en ello. Qué bello y genial cómo el oceáno, como toda la naturaleza en general, tiende a autorregularse. ¡Qué sabia es la madre Tierra! Y pensar en cómo nos la estamos cargando a lo bestia...
Me surge una duda...¿qué pasa entonces en el Mar Muerto? ¿Allí no se producen este tipo de autorregulaciones? Buscaría algo por internet pero es muuu tarde y no tengo ya cuerpo para buscar ná!
Saludos a todos, buenas nochesss

El Busto de Palas dijo...

¡Hola a todos!

@Dani: Por lo que he leído sobre la hipótesis de Gaia, Lovelock tiende a generalizar la automoderación de la Tierra a todos sus ámbitos (atmosféricos, vida, geológicos...). El tema de la salinidad que hemos tratado se relaciona mucho con su hipótesis, la Tierra y su vida intentan mantenerse estables. De todas formas, y como he dicho al final, no hay una seguridad absoluta. Es posible que aumente un poquito, es posible que descienda, pero en cualquier caso son cambios insignificantes, lo más probable es que la vida se extinguiera por otras causas antes que por la salinidad.

@Leviatán: Buena pregunta, tenía pensado incluir algo acerca de ese tema en el artículo, pero al final decidí no alargarlo más. Vamos a ver, el mar Muerto es un lago interior, rodeado de rifts y situado en en el punto superficial más bajo de la Tierra, a 418 metros bajo el nivel del mar. Al encontrarse en una depresion tan baja, carece de "desagüe", por decirlo de alguna forma, de modo que sus aguas escapan exclusivamente por evaporación, no tienen ninguna otra forma de escapar de la que sí gozan los océanos.

Otro factor es que, comparándolo con los grandes océanos, su tamaño es casi ridículo, por lo que las sales se concentran más. Entre los ríos que vierten en él está el río Jordán, uno de los más importantes del mundo y que más sal le da, pero hay muchos más, por supuesto.

Al mismo tiempo, su gran salinidad evita la vida y, por tanto, evita en gran parte la acción que comenté en el artículo que realizan ciertos seres vivos marinos para reducir la salinidad.

Por otro lado, la zona en la que se localiza es bastante cálida y desértica (muy cerca del trópico de Cáncer), por lo que el efecto de la evaporación es también mucho más eficaz y rápido.

En fin, creo que no quedan más razones, espero haberte ayudado. De hecho sería un tema interesante para un artículo, puede que con el tiempo saque uno más extendido.

PD: Aprovecho para recomendar una entrada bastante interesante que he leído en el blog que nos recomendó Dani hace un tiempo, la pizarra de Yuri. Habla sobre cómo funcionan las armas nucleares con todo detalle, recomendable al 100%.

Leviatán dijo...

Muchas gracias por tu respuesta Cendrero!! Se agradece que te tomes tantas molestias en responder los comentarios ^^
Saludos!!

Texoki dijo...

En los océanos existen procesos que tienden a reducir el contenido salino del océano. Las tormentas, por ejemplo, arrastran consigo tierra adentro la espuma de las olas y distribuyen sobre el continente las sales disueltas.
.
Explicanos cuando has visto tu eso
.

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates