¿La peor parte de ir al espacio? Arrancarse las uñas


No hay duda de que realizar un viaje espacial es algo muy duro y peligroso. A menudo, los astronautas vuelven con problemas físicos a la Tierra o, incluso, mueren a mitad del viaje. Posiblemente, uno de los problemas más incómodos y dolorosos para los astronautas sea la caída de las uñas en todos sus dedos. Sorprendidos, cuando vuelven de sus expediciones espaciales, muchos astronautas se dan cuenta de que han perdido sus uñas durante el viaje.

Causas e inconvenientes

Al parecer, los pesados y voluminosos guantes de los trajes espaciales son los culpables. Éstos oprimen tanto los dedos que acaban cortando la circulación, al mismo tiempo que una potente presión oprime la punta de cada uno. Bajo estas condiciones de extrema dureza para los dedos, realizar acciones tan simples como mover un objeto o mover una palanca se conviertien en una ardua tarea que tiene como consecuencias la aparición de ampollas, rozaduras y la caída de uñas.

Alrededor de 22 astronautas ya se han quejado de que, a mitad de un trayecto espacial, se les han caído algunas uñas. Pero la peor parte se la llevan los astronautas con las manos grandes, los cuales tienen muchísimas más posibilidades de sufrir este molesto inconveniente (por motivos obvios). Según los expertos, es uno de los inconvenientes más molestos que deben sufrir los astronautas de forma habitual.

Estos contratiempos son tan frecuentes que, de los 352 problemas que tuvieron los astronautas entre 2002 y 2004, casi la mitad estaban relacionados con las manos y los dedos. Y, aunque parezca mentira, estas pequeñas dificultades pueden acabar siendo muy incómodas:

En primer lugar, la separación entre las uñas y la matriz de los dedos a causa de la presión es un proceso bastante doloroso e intenso. A primera vista, esto no es gran problema, ya que una vez se pasa esta fase el astronauta puede seguir realizando su rutina diaria. Sin embargo, los problemas no acaban ahí.

Las uñas sueltas pueden acabar clavándose en el guante o en la propia piel, lo cual sería un continuo inconveniente a la hora de hacer cualquier movimiento. Pero, en el peor de los casos, esta uña puede abrir una herida y, por tanto, provocar una infección. Hay que recordar que la humedad presente dentro del guante favorecería la proliferación de una infección bacteriana tanto en la herida como en la matriz, la cual se encuentra desprotegida después del desprendimiento de la uña.

¿Solución?

Evidentemente, la solución sería crear unos guantes mejor adaptados para cada astronauta. Sin embargo, hasta lograr una tecnología que sea capaz de eliminar todos los inconvenientes anteriormente mencionados, se ha optado por una decisión mucho más radical: Arrancarse las uñas antes de salir al espacio.

Ya son dos los astronautas que han decidido quitarse las uñas antes de partir a su misión espacial. Esta difícil decisión está más que justificada: Perder las uñas en el espacio, sin atención médica, es algo mucho peor que quitártelos en la Tierra con la seguridad adecuada. Al fin y al cabo, prefieren prevenir que arriesgarse a sufrir algo mucho peor y peligroso para la misión espacial.

La coautora de este estudio, Dava J. Newman, advierte de la dificultad de encontrar un tipo de guantes que eviten estos problemas y, al mismo tiempo, sigan dejando libertad a los astronautas para mover las manos y los dedos:
"El guante en general es uno de los principales objetivos de la ingeniería. Después de todo, tienes casi tantos puntos de movimiento en tu mano que en el resto del cuerpo"
Peter Homer, un importante diseñador de trajes espaciales, también afirma los problemas que ocasiona el actual diseño de guantes espaciales:

"Lo que hemos descubierto es que, dependiendo del diseño del guante, existe una fuerte presión en las zonas en las que los dedos se mueven, lo cual ocasiona cortes y ampollas. Además, el material de los guantes tiende a ser de goma, lo cual produce mucha fricción contra la piel, lo que produce ampollas de nuevo. Me sorprende que los astronautas puedan moverse a través de todo ese dolor y consigan lograr sus objetivos"
Hay que destacar que, como hemos dicho antes, estos problemas afectan mayoritariamente a los astronautas con las manos grandes. Sin embargo, la longitud de los dedos no importa, sólo afecta la envergadura. Numerosos experimentos lo demostraron: Los astronautas con una mano de mayor grosor tenían un 20% de posibilidades de perder las uñas; por el contrario, los que tenían manos más pequeñas sólo tenían un 5% d posibilidades de perder las uñas.

Por ahora, las investigaciones están enfocadas al desarrollo de un traje espacial que resuelva este contratiempo. Peter Homer ha dado una solución bastante buena, aunque bastante cara y tediosa: Hacer los guantes "por encargo". Es decir, cada astronauta debería llevar un diseño especial, adaptado para él. Esta alternativa es perfecta, pero requiere la construcción de manos de yeso, escaneo láser, modelado por computadora y técnicas especiales de mecanizado. Como ya supondréis, esto cuesta una cifra enorme: Alrededor de cien mil dólares por adelantado.

Para evitar este enorme gasto, Newman ha dado una solución diferente: Crear trajes espaciales más ajustados al cuerpo del astronauta. En vez de los enormes y pesados trajes de toda la vida, quiere innovar y crear un línea de trajes espaciales enfocados en la ligereza. El diseño propuesto por Newman es el que podemos ver bajo estas líneas. Según ella, este traje todavía no está listo para usarlo en aplicaciones prácticas, pero en unos diez años se podrá usar para los viajes espaciales sin ningún problema, dotando a los astronautas de mayor flexibilidad.

Por desgracia, a día de hoy la única solución es arrancarse las uñas a propósito. Sea como sea, aunque las investigaciones se muevan por diferentes caminos, Newman ha dejado muy claro el objetivo:
"Quiero que los astronautas que usen guantes espaciales trabajen con ellos, no contra ellos"
Fuentes

The Worst Part of Going to Space? Your Fingernails Come Off - Popular Science
Astronauts' Fingernails Falling Off Due to Glove Design - National Geographic
A More Fashionable Space Suit - Popular Science
1ª imagen
2ª imagen
3ª imagen
4ª imagen

20 comentarios:

María dijo...

iiiiiiiiikkkkkk me parece terrible!

Sobre todo eso de "las uñas sueltas pueden acabar clavándose en el guante o en la propia piel".

Porque lo cuentas tú, pero es para no creerlo. No me parece normal, la verdad. Con los miles de millones que se manejan en todo esto, el coste no me parece una pega, no tienen que hacer cien mil pares de guantes y es algo absolutamente necesario para trabajar.

A ver, ¿es que ningún ingeniero pensante ha tenido una rozadura en un pie? Creo que todos sabemos lo que es tener que andar sin remedio con ese tipo de cosas y llega un momento en el que no puedes dar un paso más XD. Difícil de imaginar las manos llenas de cortes, ampollas, sin uñas...

Fantástico artículo, Cendrero.

Alejandro Tropea dijo...

Mira que es un detalle interesante. He aprendido algo realmente nuevo. Gracias. Lo voy a recomendar al excelente blog Prensa Espacial (http://prensaespacial.blogspot.com/)

Alejandro dijo...

Me parece muy fuerte esta noticia, que oculta que la tenía la NASA!
Y vaya, que caro, es el precio para algunos, de ser astronauta, como si no tuviesen suficientes pruebas físicas y psicológicas que hacer y encima eso. Pero bueno, a ver, que me entere, dentro de las naves/cohetes no llevan traje, no? Sólo es cuando están afuera en el espacio, no? Supongo que en el caso de que hubiese una colonia en la luna, en estas circunstancias deplorables, después de varias generaciones los nuevos nacidos acabaran atrofiando las uñas! ;)

Por cierto me ha gustado mucho el nuevo traje, más ergonómico y bonito, porque es una chica quien lo lleva no? Eso o la vestimenta tiene pechos! ;)

PEPE CAHIERS dijo...

Yo había leído también que, cuando los astronautas regresan a la Tierra, la primera noche que duermen en su cama tienen la sensación de atravesar el colchón porque ya no están acostumbrados a la gravedad.

Yunni dijo...

¡Vaya, cuantos inconvenientes de estos no sabremos! Seguro por orgullo, muchos astronautas en el pasado no se quejaban. Pensando que esto era trivial¡Pobres astronautas! Gracias por este articulo señor Cendrero.

Alfonso dijo...

Vaya! Primero la noticia de que en la estación espacial se pierden todas las cosas, ahora que a los astronautas se les caen las uñas... parece que poco a poco estamos descubriendo ese mundo oculto de la exploracion espacial que la NASA tanto nos ha ocultado durante todos estos años xDD

Bueno, ahora en serio, debe ser re feo que se te caigan las uñas, sea por la razon que sea :S Y mas en el espacio, teniendo en cuenta las condiciones que hay. Nunca me hubiera imaginado este tipo de problemas. Me parece muy interesante.

Saludos, Cendrero :)

Dani dijo...

No tenía ni idea. Sabía que los astronautas eran tíos duros, pero lo de arrancarse las uñas....

Que buen artículo.

Saludos

José Carlos Maguiña M. dijo...

.

Saludos Cendrero.

Como siempre tus posts inéditos y sorprendentes. Mira tú; ponerse a investigar (que no es solo googlear) sobre ese detalle tan interesante de las complicaciones de las uñas en el espacio.

Te sigo, como siempre amigo. Ah, y felicitaciones x los "904 geniales comentarios".

Atte. José Carlos Maguiña.
www.therevolutionbrain.com

P.S. Ya pronto te hago una de esas consultas recónditas.

José Carlos Maguiña M. dijo...

.

Ehhh, y la música Cendrero?

Gárgola dijo...

La leche, arrancarse las uñas a propósito, no tenía ni idea. Lo que aprendo de sus articulos. Y digo yo, ¿con las millonadas que se gastan en investigación, como no encuentran solución para esto?

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@María: Vaya, debe ser terriblemente doloroso :S En los guantes se está trabajando con toda la rapidez posible, pero no siempre es cuestión de dinero. La tecnología también juega un papel importante aquí y, por ahora, la solución más segura es la de arrancarse las uñas a uno mismo, por muy desagradable que sea...

Lo peor de todo es lo que comentas en el último párrafo, que más que el dolor de la herida lo que cuenta es el dolor de tener que trabajar con una herida. Y más en un ambiente tan hostil como el espacio exterior. En fin, supongo que será cuestión de tiempo que todo esto se solucione.

Gracias pro el comentario. ¡Saludos!

@Alejandro Tropea: Por supuesto, recomiéndalo a quien quieras :D

Me alegro de que aprendieras algo nuevo, no siempre es fácil encontrar este tipo de curiosidades. Muchísimas gracias ;)

@Alejandro: Jaja, pues sí que sale caro, sí. Para ser astronauta hay que estar bien preparado y lleva más trabajo del que parece. Eso sí, las vistas que se deben ver compensan todo el esfuerzo :D

Respecto a tu primera pregunta, la verdad es que no estoy seguro de ello. Supongo que no será necesario llevar casco. Y el traje seguramente no lo llevarán al completo... Pero no tengo seguridad, no te lo tomes como cierto porque son sólo suposiciones.

El nuevo traje es muy bonito, es un diseño con bastante estilo y delicadeza. La respuesta a tu pregunta sobre la modelo es que sí, es una mujer. Si te fijas, le puedes ver la cara a través del casco. Concretamente, es la mujer que ha diseñado el traje, Dava Newman. Tienes más información y una foto más grande aquí.

@PEPE CAHIERS: Vaya, no había oído esa anécdota, qué curioso. La verdad es que hacer un viaje de estas características debe ser una experiencia que se recuerda siempre.

Quizás tarden en acostumbrarse bastante cuando lleguen a la Tierra.

@Yunni: Seguro que sí. Más de uno habrá vuelto sin uñas y no le habrá dado ninguna importancia :D Menos mal que con cada avance tecnológico vamos descubriendo más inconvenientes de este tipo y obtenemos posibles respuestas al problema.

Gracias a ti por leerlo y comentar Yunni.

@Alfonso: Jaja, nadie dijo que ser astronauta iba a ser algo fácil ;) La verdad es que gracias a Internet podemos descubrir todos estos pequeños detalles tan interesantes que podrían haber pasado desapercibidas en otras épocas.

Que se te caigan las uñas debe ser algo horrible :S Y ya no sólo por el dolor y el peligro de infección, si no por todo: Asco, miedo... No me gustaría experimentar esa sensación...

Saludos y gracias :)

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Dani: Vaya, yo todavía estoy pensando en lo difícil que debe ser acceder a que te arranquen las uñas... Aunque claro, mejor eso a que se te caigan en una nave espacial y se te claven en el brazo ;)

Muchas gracias por tus palabras, Dani. Saludos.

@José Carlos Maguiña M.: La verdad es que me enteré de esta curiosidad leyendo "Popular Science", y de ahí salté hacia "National Geographic". No hacía falta recurrir al poderoso Google :D

Muchas gracias por tu comentario.

Respecto a tu segunda pregunta... ¿Te refieres a los artículos de música? Llevo el ritmo de siempre, aproximadamente uno o dos por semana. Hay que tener en cuenta que mi blog habla de tres materias, y entre ellas la ciencia es la principal. En la pestaña series puedes acceder a los artículos musicales sobre Queen y los Beatles.

@Gárgola: El problema, Gárgola, es que el dinero a veces no es suficiente. La tecnología no siempre avanza con al velocidad que desearíamos. Si ya de por sí los gobiernos no destinan mucho dinero a la investigación científica (en España la situación está muy mal, por ejemplo, quieren recortar aún más el presupuesto destinado al I+D), la tecnología avanza todo lo deprisa que puede.

Saludos y gracias por tu comentario.

Marcos Callau dijo...

Muy curioso Cendrero, como todo lo que nos descubres cn tus textos. Creo que los viajes espaciales son demasiado incómodos todavía como para planteárselos por placer y demaisado para los que se dedican a ello. Habría que mejorar muchas incomodidades pero esto de las uñas me parece sencillo de solucionar.

Javier dijo...

Leyendo tu post me he acordado de las imágenes de la película "El crimen de Cuenca", donde se torturaba metiendo palillos entre la uña y la carne.
Supongo que será un daño colateral de los astronautas.

Un saludo

sagitaire17 dijo...

Hola,
Mis felicitaciones por este apasionante espacio.Espero que no sea una molestia que lo haya enlazado en mis páginas de interés.
Un saludo.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Marcos Callau: Yo tampoco veo posibles los viajes de placer espaciales por ahora. Quizás en un futuro podamos hacer viajes de este tipo (quizás se ponen de moda, quién sabe), pero a día de hoy lo veo bastante improbable, tanto por los pequeños inconvenientes que he comentado hoy como por motivos económicos y de seguridad. Todavía falta bastante avance tecnológico para lograr esta meta que propones.

@Javier: Mmm... me parece que no he visto esa peli, pero me suena bastante la escena. En fin, sé a lo que te refieres, eso sí que tiene que ser realmente doloroso :S

Lo peor de los astronautas es que tienen que seguir trabajando después de que se les caigan las uñas...

@sagitaire17: ¡Gracias! Me alegro mucho de que te guste el artículo y el blog. Es un placer escuchar tus palabras, bienvenido al blog.

Saludos.

Anónimo dijo...

Leyendo el articulo me acorde del trailer del juego Starcraft 2 ( http://www.youtube.com/watch?v=vbNoUOr3IdE , min 3).

No seria posible realizar algo similar a eso, el único problema que veo seria la sensibilidad ya que manos mecánicas existen actualmente (prótesis).

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Anónimo: Hola Anónimo,gracias por tu comentario y bienvenido al blog :D Jeje, curioso el tráiler que dejas, aunque para lograr algo parecido me parece que tendrá que pasar bastante tiempo ;)

En fin, muchas gracias por pasarte y dejar un comentario. Saludos!

Alive dijo...

Mira que he oído cosas de los astronautas, algunas ciertas y otras no tanto, pero esta nunca, y tampoco lo había pensado. Me pregunto qué más cosas curiosas como estas sufrirán los astronautas.

Saludoss.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Alive: La verdad es que el espacio y los viajes espaciales no dejan de ser un lugar genial para dejar volar la imaginación ;) Buscando por internet te puedes encontrar miles de cosas de este tipo (algunas más falsas o más ciertas, luego hay que saber distinguir, claro). Me alegro de que te gustara, gracias...

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates